EL MES DEL HAYY DE DHUL-HIYYAH

بِسْمِ اللَّـهِ الرَّحْمَـٰنِ الرَّحِيمِ
الحمد للّه رب العالمين والصلاة والسلام على خير خلقه محمد وآله الطاهرين

El mes de Dhul-Hiyyah es también uno de los cuatro meses respetados y benditos del calendario islámico. El Hayy (la peregrinación) se realiza durante este mes y la Idul-Adha es el día 10. El Santo Profeta (saww) dijo: “La noche y el día del 9 de este mes son muy bendecidos por Allâh, la noche es para buscar el perdón de Allâh.” El día 7 y el día 9 son los martirios respectivos de Mawlana Imam Muhammad al-Bâqir (as) y de Hadrat Muslim ibn Aqil (ra), y es mustahab (recomendable) tomar un ghusl (baño completo de agua) en esta noche y recitar la Ziyarat de Mawlana Imam Husayn (as). Si uno no puede ir a realizar el Hayy ni pueda ir a Karbalah debido a la lejanía de la ciudad, debe recitar la Ziyarat de Mawlana Imam Husayn (as), y pasar todo el día en oración y súplicas. Los días 18 y 24, son los días del Id (fiesta), IdulGhadir e IdulMubahala. Amir al-Mu’minin Mawlana Imam ‘Alî (as) dijo: “Si uno recita, antes de la salida del sol (luego de las oraciones del fayr), los versículos Qul huwa Allahu ahad e Inna alzalnnahu, entonces estarás protegido de cometer pecados, incluso si estos hacen todo lo posible de sobrepasarlos.” Nahyul-Asrar, vol. 2, pág. 23.

Veamos a continuación algunas tradiciones de este mes de la peregrinación:

«Y durante el primer día de Dhul-Hiyyah, Ibrahim (as) el Amigo del Beneficiente fue enviado al mundo, para que ayune en ese día, Allâh le prescribió los ayunos de sesenta meses.» Kitâb al-Kafi, vol. 4 El Libro de los Ayunos, cap. 63, pág. 2.

Del reporte de Sahl ibn Ziyad, y éste de ‘Abdul-Rahman ibn Salim, quien lo tomó de su padre quien dijo: «Le pregunté a Abû Abdullâh (as), ¿hay un Id para los musulmanes aparte de los días viernes, del Idul-Adha y del Idul-Fitr? El Imam dijo: Sí, uno más grande que la santidad. Le dije: ¿y cuál es es Id? El Imam dijo: El día en que Rasulullâh nombró a Amir al-Mu’minin declarando: Aquel cuyo Maestro soy yo, así ‘Alî es su Maestro

«Le dije al Imam, ¿y qué día fue? El Imam dijo: Qué harías con el día particular en que circula el año. Bueno, fue el 18 de Dhul-Hiyyah. Así que le dije: ¿Es conveniente para nosotros, saber qué deberíamos estar haciendo durante ese día? El Imam dijo: Mencionar a Allâh, Poderoso sea su Mención, durante el ayuno, la adoración, y la mención de Muhammad y la progenie de Muhammad, porque Rasulullâh le legó a Amir al-Mu’minin que lo tomara como un Id, y de manera similar de aquello en que los Profetas solían legar a sus sucesores, por lo tanto, tomarlo como un Id.» Kitab al-Kafi, vol. 4, El Libro de los Ayunos, cap. 63, pág. 3.

Ha sido narrado de ‘Alî ibn Ibrahim, quien lo tomó de su padre y éste de Ibn Abû Umiyr, quien toma de Muhammad ibn Abû Hamza, y éste último de Muawiya ibn ‘Ammar, que Abû Abdullâh (as) había dicho: «Exclamar el Takbir en la noche de al-Fitr, y en la mañana de al-Fitr tal como lo hiciste durante el décimo día de Dhul-Hiyyah.» Kitab al-Kafi, vol. 4, El Libro de los Ayunos, cap. 71, pág. 2.

El Imam Ya’far al-Sâdiq (as) dijo: «Allâh perdonará todos los pecados pasados y futuros para quien realiza la Ziyarat del Imam Husayn (as) en una de las tres vísperas. Le pregunté al Imam: ¿Qué son las tres vísperas? El Imam respondió: La víspera del Idul-Fitr, la víspera del Idul-Adha y la víspera del décimo quinto día de Shaban.» Kamil al-Ziyarat, an-Nas, cap. 6, pág. 180.

 La importancia de Arafah

Durante el último Hayy, tras circular la Ka’bah siete veces, ofreciendo Salat detrás del lugar del Profeta Ibrahim (as), y de realizar el Sa’i entre Safa y Marwa, como parte de los rituales del Hayy, el Profeta Muhammad junto con sus compañeros partieron hacia Arafah el día 8 de Dhul-Hiyyah. El siguiente hadith describe un mensaje divino importante el cual Rasulullâh recibió en Arafah el día 9 de Dhul-Hiyyah.

De Ya’far ibn Muhammad al-Khazai’i, quien tomó de su padre, que escuchó decir a Abu Abdullâh (as): «Cuando Rasulullâh acampó en Arafah el día 9 de Dhul-Hiyyah, Yibrail (as) se acercó a Rasulullâh y le dijo: ¡Oh Muhammad! Allâh te transmite su saludo y te está diciendo: Anuncia a tu comunidad «Hoy he completado vuestra religión y he consumado mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberles dado como creencia el Islam» (Suratul-Mâ’ida [5]: ayat 3). Este día he perfeccionado para ti tu Religión por la Wilayah de ‘Alî ibn Abî Tâlib, y he completado mi favor en ti y te elegí el Islam como una Religión y no habrá ninguna otra obligación religiosa revelada sobre vosotros después de esto, como te he revelado la Salat (oración), la Zakat (limosna), el Sawm (ayuno), la Hayy (peregrinación) y esta Wilayah es el quinto, y estos cuatro no son aceptables por el quinto, la Wilayah de ‘Alî ibn Abî Tâlib.» Tafsir al-‘Atiyashi, vol. 1, cap. 21, pág. 293.

Recitación de la Ziyarah del Imam Husayn (as) en el Día de Arafah

De mi padre, y éste de ‘Alî ibn Husayn y Muhammad ibn Hasan me narraron de Sa’d ibn Abdullâh, quien tomó de ‘Alî ibn Isa, de Muhammad ibn ‘Amr ibn Sai’d al-Zayyat, y de Dawud al-Raqqi, quien dijo: «Escuché a Abu Abdullâh (Imam Sadiq), a Abul-Hasan Musa (Imam Kazim) y a Abul-Hasan (Imam Ridha) decir: «Allâh hará de aquellos quienes vayan a la Ziyarah de la tumba de Husayn en el día de Arafah, retornar con el corazón lleno de certeza.» Kamil al-Ziyarat, an-Nas, vol. 2, cap. 70, pág. 170.

El día 10 de Dhul-Hiyyah (Idul-Adha)

El hadith relacionado a la realización del Hayy y Umrah, se puede encontrar en el Kitab al-Kafi, vol. 4. Para aquellos quienes no han realizado el Hayy, deben tomar esta práctica:

Es obligatorio para todos, quienes podrían permitirse ofrecer sacrificio de un animal grande o pequeño en el día del Idul-Adha. Man la Yahdhurul-Faqih, Vol.2, Tradiciones 3044.

Uno puede tomar un préstamo con el fin de ofrecer un sacrificio y Allâh le proveerá los recursos para cancelar la deuda. Man la Yahdhurul-Faqih, Vol.2, Tradiciones 3045.

Ha sido narrado de ‘Alî ibn Ibrahim, y éste de su padre, quien lo tomó de Ibn Abû Umiyr, de Yamil ibn Darray, y de Muhammad ibn Muslim, quien dijo haber escuchado a Abû Ya’far (as) decir: «El Idul-Adha es dos días después del día del sacrificio, y un día en las ciudades excepto Minnah, donde el sacrificio es ofrecido.» Kitab al-Kafi, vol. 4, El Libro del Hayy, cap. 178, pág. 2.

Ziyarah del Imam Husayn (as) en el día del Idul-Adha

De Muhammad ibn Yahya, quien toma de Muhammad ibn al-Husayn, y éste de Muhammad ibn Isma’il, que toma de Salih ibn Uqba, de Bashir al-Dahhan quien dijo: «Le dije a Abu Abdullâh, algunas veces echo de menos el Hayy, así que voy a la tumba de al-Husayn. El Imam dijo: Bien hecho, ¡Oh Bashir! Cualquiera que sea el creyente que vaya a la tumba de al-Husayn, reconociendo su derecho durante otro que el día del Idul-Adha, Allâh le prescribirá para el creyente veinte Hayys y veinte Umrahs, debidamente realizados, y aceptados; veinte Hayy y Umrah con un Profeta Mursil, o un Imam justo. Y quien va hacia el Imam en el día del Id, Allâh le prescribirá cien Hayy y cien Umrah, y cien expediciones militares con un Profeta Mursil, o un Imam justo.»

El narrador comenta: «Le dije al Imam, ¿Cómo es para mí los gustos de la Estación del Descanso como Arafah? Entonces el Imam me miró enojado y me dijo: ¡Oh Bashir! El creyente, cuando va a la tumba de al-Husayn en el día de Arafah, y se lava en el Eufrates, desvía su atención hacia el Imam, Allâh le prescribirá, con cada paso dado, un Hayy con sus rituales… y no sé excepto lo que el Imam dijo: y una expedición militar.» Kitab al-Kafi, vol. 4, El Libro del Hayy, cap. 231, pág. 1.

El Idul-Ghadir (18 de Dhul-Hiyyah)

Ha sido narrado de Abû Ya’far (5° Imam) que tomó de su padre (4° Imam) quien toma de su abuelo (3° Imam) quien dijo: «Cuando Rasulullâh terminó la peregrinación de despedida, acampó en una tierra llamadaZawyan“, por lo que éste versículo fue revelado «¡Oh Mensajero! Transmite lo que ha descendido a ti procedente de tu Señor. Y si no lo haces, será como si no hubieses transmitido nada de su mensaje y Allâh te protegerá de las gentes. En verdad, Allâh no guía a la gente que no cree» (Suratul-Mâ’ida [5]: ayat 67) ¡Oh Rasul! Entrega lo que te ha sido revelado de tu Señor; y si no lo haces, entonces no has dado su Mensaje, y Allâh te protegerá del pueblo. Así que cuando, “te protegerá del pueblo” fue revelado, Rasulullâh llamó para la Oración Congregacional el día 18 de Dhul-Hiyyah

Así que la gente se reunió y Rasulullâh dijo: « ¿Quién es el más elevado entre vosotros que vosotros mismos? Todos dijeron: Allâh y su Rasul. Por lo tanto, Rasulullâh tomó a ‘Alî ibn Abî Tâlib y dijo: ¡Para quien soy su Mawla, ‘Alî es su Mawla! Ya Allâh, aquel cuya amistad hacia él será tu amigo, y aquel cuya enemistad hacia él será tu enemigo, ayuda a quien ayuda, y abandona a quien abandona, porqué él es de mí y yo soy de él, él es igual a mí en la condición de Harun con Musa, excepto que no habrá Profeta después de mí

Y fue la última obligación que Allâh el Altísimo obligó a la comunidad de Muhammad, entonces Allâh le reveló a su Profeta « Hoy he completado vuestra religión y he consumado mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberles dado como creencia el Islam» (SuratulMâ’ida [5]: ayat 3).

Abû Ya’far dijo: «Así que recibieron de Rasulullâh todo lo que Allâh les mandó, de la obligación con respecto al Salat, al Sawm, al Zakat, al Hayy, y la sumisión a la Wilayah del Imam ‘Alî al estar de acuerdo con Rasulullâh. Ibn Is’haq dijo: le dije a Abû Ya’far, ¿Cuándo fue eso? El Imam dijo: diecisiete noches de Dhul-Hiyyah en el año 10 de la hégira durante el retorno del Hayy de la Despedida.» Ghayat al-Maram, cap. 6, pág. 337.

Las recompensas del Ayuno y el Salat en al-Ghadir

De Husayn ibn al-Hasan al-Husayni quien dijo que Muhammad ibn Musa al-Hamdany había narrado para nosotros de ‘Alî ibn Hasan al-Wasity, y éste de ‘Alî ibn al-Husayn al-Abady quien dijo: «Escuché a Abû Abdullâh al-Sâdiq decir: Un ayuno en el Día de Ghadir Jumm equivale al ayuno total en la vida del mundo, si un ser humano fuera a vivir, entonces los Ayunos durante el tiempo que el mundo vive, sería para él una recompensa, y su ayuno se comparará con la presencia Divina Poderosa y Majestuosa, durante cada año, cien Hayy y cien Umrah se realizará correctamente y se aceptará; y este es el mayor Id de Allâh, y Allâh Poderoso y Majestuoso no envió a un Profeta para todos excepto que el Profeta observó el Id durante este día y reconoció su santidad, y su nombre en el cielo es el Día del Pacto Asignado, y en la tierra es el día del Pacto Tomado, y el día atestiguado por la totalidad de las criaturas

Salat en el Día de Ghadir

Quien ora dos ciclos de Salat durante el Id, deberá lavarse a mediodía antes de que el Sol comience su declive por una medida de media hora, pidiendo a Allâh el Poderoso y Majestuoso, recitando durante cada ciclo la Suratul-Fatiha [1] una vez, y la Suratul-Ijlas [112] diez veces, el Ayatul-Kursy [2:255] diez veces, y la Suratul-Qadr [97] diez veces, igualando en la Presencia de Allâh el Poderoso y Majestuoso a cien mil Hayy y cien mil Umrah; y uno no pediría a Allâh, el Poderoso y Majestuoso por una necesidad de las necesidades del mundo y las necesidades del Más Allá excepto que sea Cumplido.

Y si los dos ciclos y las súplicas son perdidos por usted, realizar luego esto; y quien rompe no ayuna durante ello, siendo un creyente, sería como aquel que alimenta a un Fiyam, a un Fiyam, a un Fiyam, y no cesó de repetir hasta que el Imam le indicó diez con su mano y luego dijo: ¿sabes cuánto cuesta aquel Fiyam? Le dije, no. El Imam dijo: cien mil personas. Por cada Fiyam, sería para él una recompensa del que se alimenta, por su número de los Profetas, y los veraces y los mártires en el Haram de Allâh, el Poderoso y Majestuoso, que los apaga en un día de hambre. Y el Dirham (dado en caridad) durante ello equivale a mil Dirhams.

El Imam dijo: «Quizá estás viendo que Allâh, el Poderoso y Majestuoso ¿creó un día muy grande en santidad que ello? ¡No, por Allâh! ¡No, por Allâh! ¡No, por Allâh!».

El más superior de las Festividades es el Idul-Ghadir

Ha sido narrado por Ibrahim ibn Hashim, de quien toma Qasim ibn Yahya, y éste de su abuelo Hasan ibn Rashid, que preguntó a Abû Abdullâh (as) lo siguiente: «Le dije al Imam, ¿Hay un Id para los musulmanes aparte de los dos Ids (al-Fitr y al-Adha)? El Imam dijo: Sí, ¡Oh Hasan! Más grande que los dos y más noble. Le dije al Imam: ¿Y qué día es? El Imam dijo: El día en que Amir al-Mu’minin fue nominado como un estandarte para la comunidad. Le dije al Imam: ¿Y qué día es? El Imam dijo: Los días se tornan, y es el día dieciocho de Dhul-Hiyyah

Le dije al Imam: « ¿Qué es lo que me conviene hacer durante ello? El Imam dijo: Deberías ayunar en él, Oh Hasan, y con frecuencia decir el Salawat sobre Muhammad y la Casa de su Descendencia, y negar hacia Allâh de quienes oprimieron sus derechos

El Imam dijo: «Los antiguos profetas solían instruir a los sucesores con el día en la cual el sucesor se mantendría en el mando durante el mismo, que debe ser tomado como un Id (festival).»

Le dije al Imam: «Entonces, ¿Qué recompensa es para quien ayuna? El Imam dijo: La recompensa de los Ayunos de sesenta meses para ti, y no abandones el Ayuno del vigésimo séptimo día de Rayab, porque es el día en que la Profecía fue revelado sobre Muhammad, y su recompensa es como sesenta meses.» Basharat al-Mustafa Li Shia al-Murtaza – Pág. 7 Cap. 54.

Ha sido narrado de Qasim ibn Yahya, y éste de su abuelo Hasan ibn Rashid, quien comenta que le dijo a Abû Abdullâh: «De todos los Id para los Mu’minin, ¿hay un Id aparte de los dos Id (al-Fitr y al-Adha), y el Viernes? Entonces el Imam dijo: Sí, para ellos es lo que es mayor que estos. El Día en la cual Amir al-Mu’minin fue hecho para erigirse y Rasulullâh pactó la Wilayah con él, en los cuelllos de los hombres en Ghadir Jumm

Así que le dije al Imam: « ¿Y cuál es ese día? El Imam dijo: Los días difieren. Luego mencionó: el decimoctavo de Dhul-Hiyyah. Entonces dijo: Y las acciones durante el mismo equivaldrá a las acciones en ochenta meses, y es conveniente decir de forma frecuente la mención de Allâh el Exaltado, y recitar la Salawat sobre el Profeta, y el hombre debe expandir o gastar más sobre sus dependencias durante ello.» Basharat al-Mustafa Li Shia al-Murtaza – Pág. 8 Cap. 4

Las palabras del Imam Ya’far al-Sâdiq (as): «Ayunar en el Día de Ghadir es una expiación de sesenta años de pecados.» Basharat al-Mustafa Li Shia al-Murtaza – Pág. 8 Cap. 16.

La Súplica en el Día de Ghadir

Entonces el Imam dijo: «Y suceda que sean tus palabras, cuando conozcas este Día de Ghadir, que debes decir: La alabanza sea para Allâh quien nos honró con este Día y nos hizo ser de los leales con su promesa hacia nosotros, con su Pacto hemos sido Pactados, con la Wilayah del Maestro del Mando, los establecidos con su equidad, y no nos hicieron de los ingratos sino de los creyentes en el Día de la Religión.»

Idul-Mubahala (24 de Dhul-Hiyyah)

Nuestro sexto Imam Ya’far al-Sâdiq dijo: «Los cristianos de Nayran (una ciudad al suroeste de Arabia) enviaron una delegación hacia Rasulullâh para debatir. Ellos realizaron sus oraciones tocando las campanas y oraron. Así que los compañeros de Rasulullâh dijeron: ¡Oh Rasulullâh! ¿Esto se está haciendo en tu Mezquita? Así que el Santo Profeta dijo: Déjalos

Así que cuando ellos estaban libres, se acercaron a Rasulullâh y le dijeron: ¿Para qué nos invitas? Así que el Santo Profeta dijo: Al testimonio de que no hay otra divinidad excepto Allâh, que yo soy Rasulullâh, y que Isa era un siervo creado que solía comer y beber. Por lo tanto, ellos dijeron: Entonces, ¿quién era su padre? Así que la Revelación descendió hacia Rasulullâh: Diles: ¿qué estáis diciendo acerca de Adam, quien fue un siervo Creado, que come, bebe y que se casa? Entonces el Profeta les preguntó, y ellos dijeron, Sí. Entonces el Profeta dijo: ¿Quién fue su padre? Ellos se asombraron y se quedaron en silencio. Por lo tanto, Allâh reveló:   «Verdaderamente, ante Allâh el caso de Jesús es semejante al de Adam. Él lo creo de barro y tras ello le dijo ¡Sé! y fue.» (Suratu Ali ‘Imran [3]: ayat 59). Y se hizo conforme a sus palabras: «y que la maldición de Allâh caiga sobre los mentirosos.» (Suratu Ali ‘Imran [3]: ayat 61).

Así que Rasulullâh dijo: «Por lo tanto, imprecar (maldecir al mentiroso) conmigo, como si yo fuera veraz, la Maldición descenderá sobre todos ustedes, pero si tuviera que ser una mentira, entonces descendería sobre mí

Así que ellos dijeron: «Estás siendo justo. Por lo tanto, convinieron en la imprecación. Así que cuando regresaron a sus casas, sus jefes (al-Sayad, al-Aqab y al-Ahtam) dijeron: si imprecas con su pueblo, impreca conmigo, porque él no es un Profeta. Sin embargo, si imprecaban con la Gente de su Casa, entonces no impreca conmigo, porque no se presentaría con su familia, excepto si él es veraz.»

Así que cuando fue la mañana vinieron hacia Rasulullâh, y con él fueron Amir al-Mu’minin, Sayyida Fâtima, Hasan y Husayn. Entonces los cristianos dijeron: ¿Quiénes son ellos? Se les dijo, este es su primo, su sucesor y su yerno ‘Alî ibn Abî Tâlib, esta es su hija Sayyida Fâtima, y estos dos son sus nietos Hasan y Husayn. Así, que los cristianos se dispersaron y le dijeron a Rasulullâh: les daremos la satisfacción de impuestos y por lo tanto, excúsanos de la imprecación.

Por lo tanto, Rasulullâh se reconcilió con ellos sobre la tributación a pagar, y ellos se fueron. Tafsir al-Qummi, cap. 1, pág. 104.

Lamentaciones en Dhul-Hiyyah

Ha sido narrado por un número de nuestros compañeros, quienes tomaron de Ahmad ibn Muhammad, y éste de ‘Alî ibn al-Hakam, quien toma de Yunus ibn Yaqub, que Abû Abdullâh (as) menciona: «Mi padre me dijo, ¡Oh Ya’far! Dedícate hacia mí de tal y tales riquezas para los lamentadores, que me lamenten durante diez años en Mina en los días del Hayy.» Kitab al-Kafi, vol. 5, El Libro de la Subsistencia Cap. 35 pág. 1.

Anuncios